La Habitación de H. Pinter por Nicolás Ciccotosto de Didascalias Crítica Teatral

por Galo Ontivero

La habitación (review)

“La habitación” [1957] es la primera obra representada del británico Harold Pinter [1930-2008] que ganara el Nobel a los 78, casi al final de su vida y tras haber escrito 29 obras de teatro, más de 20 guiones de todo tipo, además libros de poemas y valiosos ensayos.

En esta pieza, gobernada por los elementos principales del absurdo aunque ya con un toque en los silencios y los espacios limitados -que le valdría, más tarde, el adjetivo “pinteresco”- la historia se centra en la tranquila vida de un matrimonio que convive en la habitación de una casa oscura y casi vacía. Al inicio de las jornadas el marido debe salir, dejando sola a la mujer quien, de vez en cuando, recibe la visita de alguien  que trae el “peligro” que existe fuera de ese receptáculo que es su mundo. El desarrollo del relato discurre a partir de las intromisiones de individuos en la tranquila vida del matrimonio Hudd y la reacción de ambos ante estas visitas indeseadas.

El espacio teatral Del Borde (Chile 630) albergó hasta el 19 de octubre una puesta de “La habitación”. Cimentada sobre la idea de un mínimo de personajes interactuando en cuartos opresivos, esta ingeniosa versión –a cargo de Gonzalo Facundo López, joven director– permitió acceder a la primigenia propuesta escénica del autor inglés [quien solo tres años más tarde triunfaría mundialmente con su “The Caretaker”, aquí conocida como  “El Guardián”].

Con una escenografía [Fernando Leiva] estéticamente coherente con el relato,  “La habitación” quebró la cuarta pared para introducir al espectador en la fría cocina de los Hudd. En ese microcosmos, altar en que Rose Hudd rendía culto a su parco marido, los personajes entraron y salieron según la voluntad del director, dejando en la habitación una serie de parlamentos bien estructurados que difícilmente dejarían de resonar en su ausencia. En ese ir y venir constante, la señora Hudd – viva en la piel de Azul Ratti– sufrió mutaciones anímicas hermanadas con adecuado control de la voz y buena gestión del lenguaje no verbal. Este trabajo corporal fue también notable en las intervenciones del señor Hudd – creatura del actor Galo Ontiviero –, el personaje más complejo y siniestro de la pieza. El resto del elenco realizó, sin destacar, un trabajo que complementó el lucimiento de los protagónicos.

Las luces [a cargo de Héctor Zanollo] tuvieron su cuota en la transmisión de las emociones oscuras que rigen el relato ‘pinteresco’. El juego de sombras, inteligentemente proyectado en escena, logró inquietar y convertir al espectador en partícipe del drama de la señora Rose. El vestuario, sin embargo, no armonizó del todo con la propuesta global.

Con todo, esta puesta convocó talentos prometedores. El trabajo del joven director fue notable así como la resolución de iluminación y escenografía. La performance de la pareja principal tuvo eminencia. Esperamos ansioso nuevas propuestas resultantes de esta suma de talento, para la que auguramos muy buen futuro.

Por Nicolás Ciccotosto

Anuncios